Pubblicare opere on line
Poeti e Poesie
Narratori e racconti
Amore e...
Incontri
Autori e letteratura
Letture divertenti



Torna all'indice di questa sezione

Dalì e Neruda
pagina 1 di 1 23 - 4

Due scelte rappresentative, forti...
e un viaggio dentro il fitto mistero dell'arte...


Dalì
(clicca sul Nome per l'approfondimento)

Neruda
(clicca sul Nome per l'approfondimento)
 

 Meditation on the harp

 

Archeological-Remini

 

EXPLOSION

      Cen sonetos de amor

 A MATILDE URRUTIA
di
Neruda

 

Señora mía muy amada, gran padecimiento tuve al escribirte estos mal llamados

sonetos y harto me dolieron y costaron, pero la alegría de ofrecértelos es mayor

que una pradera. Al proponérmelo bien sabía que al costado de cada uno, por

aficción eléctiva y elegancia, los poetas de todo tiempo dispusieron de rimas que

sonaron como platería cristal o cañonazo. Yo con mucha humildad hice estos

sonetos de madera, les di el sonido de esta opaca y pura substancia y así deben

llegar a tus oidos. Tu y yo caminando por bosques y arenales, por lagos perdidos,

por cenicientas latitudes, recogimos fragmentos de palo puro, de maderos

sometidos al vaivén del agua y la intemperie. De tales suavizadísimos vestigios

construí con hacha, cuchillo, cortaplumas, estas madererías de amor y edifiqué

pequeñas casas de catorce tablas para que en ellas vivan tus ojos que adoro y

canto. Así establecidas mis razones de amor te entrego esta centuria: sonetos de

madera que sólo se levantaron porque tú les diste vida.

 

Octubre de 1959

 

 

 

MAÑANA

 

-I-

 

Matilde, nombre de planta o piedra o vino,

de lo que nace de la tierra y dura,

palabra en cuyo crecimiento amanece,

en cuyo estío estalla la luz de los limones.

 

En ese nombre corren navíos de madera

rodeados por enjambres de fuego azul marino,

y esas letras son el agua de un río

que desemboca en mi corazón calcinado.

 

Oh nombre descubierto bajo una enredadera

como la puerta de un túnel desconocido

que comunica con la fragancia del mundo!

 

Oh invádeme con tu boca abrasadora,

indágame, si quieres, con tus ojos nocturnos,

pero en tu nombre déjame navegar y dormir.

 

 

-II-

 

Amor, cuántos caminos hasta llegar a un beso,

qué soledad errante hasta tu compañía!

Siguen los trenes solos rodando con la lluvia.

En Taltal no amanece aún la primavera.

 

Pero tú y yo, amor mío, estamos juntos,

juntos desde la ropa a las raíces,

juntos de otoño, de agua, de caderas,

hasta ser sólo tú, sólo yo juntos.

 

Pensar que costó tantas piedras que lleva el río,

la desembocadura del agua de Boroa,

pensar que separados por trenes y naciones

 

tú y yo teníamos que simplemente amarnos,

con todos confundidos, con hombres y mujeres,

con la tierra que implanta y educa los claveles.

 

-III-

 

Aspero amor, violeta coronada de espinas,

matorral entre tantas pasiones erizado,

lanza de los dolores, corola de la cólera,

por qué caminos y cómo te dirigiste a mi alma?

 

Por qué precipitaste tu fuego doloroso,

de pronto, entre las hojas frías de mi camino?

Quién te enseñó los pasos que hasta mí te llevaron?

Qué flor, qué piedra, qué humo mostraron mi morada?

 

Lo cierto es que tembló la noche pavorosa,

el alba llenó todas las copas con su vino

y el sol estableció su presencia celeste,

 

mientras que el cruel amor me cercaba sin tregua

hasta que lacerándome con espadas y espinas

abrió en mi corazón un camino quemante.

Dalì e Neruda
pagina 1 di 1 23 - 4



Cercatore di sogni: condividiamo parole ed emozioni
[ TORNA SU ] P. IVA 02778870838 ©2017 Kimerik srl. Tutti i diritti riservati. Gruppo Kimerik
| Home | Informazioni sul sito | Registrati nel sito | Noi siamo | Link | Diritti d'Autore | Comunica con la redazione |